Es natural como la vida misma. Después de un recorrido profesional al cargo de un establecimiento, bien por jubilación, bien por fallecimiento, bien por cualquier otro motivo, podemos encontrarnos en la tesitura de cambiar el titular del establecimiento.

En estas circunstancias, el nuevo titular podría estar interesado asimismo en mantener la cartera de clientes del mismo y por tanto la base de datos de los clientes. Y como ya sabemos, allí donde hay datos de carácter personal está la Ley Orgánica de Protección de Datos.

En primer lugar hay que evaluar si se trataría de una Cesión de Datos. El artículo 19 del Reglamento de Desarrollo 1720/2007, sobre el consentimiento para el tratamiento de los datos y deber de información al interesado: “En los supuestos en que se produzca una modificación del responsable del fichero como consecuencia de una operación de fusión, escisión, cesión global de activos y pasivos, aportación o transmisión de negocio o rama de actividad empresarial, o cualquier operación de reestructuración análoga de naturaleza, contemplada por la normativa mercantil, no se producirá cesión de datos, sin perjuicio del cumplimiento por el responsable de lo dispuesto en el artículo 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre.”

Y aquí reside uno de los problemas: mucha gente puede entender que aquí se recoge cualquier tipo de traspaso de negocio, cuando eso no es cierto en absoluto. Una reestructuración empresarial en la que se produce una transformación de persona física a jurídica o viceversa mientras que la persona física forme parte de la sociedad sí se encontraría en este supuesto. De ninguna manera cuando se realiza entre distintas personas físicas o jurídicas que no tienen relación entre ambas a pesar de que vayan a realizar el mismo tipo de actividad empresarial.

Por este motivo, el interesado, el cliente, deberá solicitar de manera expresa la cesión de sus datos al nuevo titular del negocio indicando la finalidad de su tratamiento, sin perjuicio tampoco de las obligaciones de conservación de los datos del primer responsable de fichero según el tipo de información que hubiera recabado. Además, el artículo 10 del propio RD1720/2007 describe con claridad los supuestos que legitiman el tratamiento o cesión de los datos.

Enlaces relacionados:

Informes Jurídicos de la AGPD sobre Cesión de Datos

http://www.agpd.es/portalwebAGPD/canaldocumentacion/informes_juridicos/cesion_datos/index-ides-idphp.php