Hace unas semanas un restaurante causó estupor en Murcia al formar un grupo de WhatsApp con los números de teléfono de todos sus clientes para luego enviarles un mensaje conjunto. La noticia causó alarma por la flagrante violación del derecho a la privacidad que supone. Pero, si bien la actuación temeraria de este restaurante merece crítica y, posiblemente una sanción, lo realmente grave es que la inclusión de una persona en un grupo de WhatsApp no requiera de un consentimiento previo.

¿Cuántas veces hemos sido añadidos a un grupo de WhatsApp al que no queremos pertenecer? ¿Cuántas veces hemos tenido que pasar por el mal trago de tener que darnos de baja de un grupo al que fuimos añadidos sin permiso? ¿Cuántas veces nuestro número de teléfono ha quedado a la vista de todas la personas que pertenecen a un grupo de WhatsApp, nos guste o no? ¿Cuántas veces hemos recibido mensajes o llamadas de personas que no deberían tener nuestro número de teléfono y lo han conseguido gracias a un grupo de WhatsApp?

La respuesta a todas estas preguntas, para muchas personas, es “Muchas veces”. Los grupos de WhatsApp son un auténtico agujero negro para la privacidad que, curiosamente, se ha mantenido fuera del alcance del radar de las autoridades de protección de datos. Si no fuera por casos como el del restaurante de Murcia, posiblemente no hubiese atraído la atención que merece y que por fin parece que se le está dando.

WhatsApp reacciona a los problemas de privacidad de los grupos

Pues parece que por fin WhatsApp ha tomado nota y está desarrollando una solución para sus apps que permitirá que los usuarios tengan que dar su autorización previa antes de ser incluidos en un grupo.

Esta solución, sobre la que ha informado la web WABetaInfo, estará disponible próximamente para dispositivos Android y iOS.

La nueva solución nos dará tres opciones para escoger en los Ajustes de la app:

  • Si autorizamos a cualquiera a que nos incluya en un grupo sin permiso.
  • Si autorizamos sólo a nuestros contactos a que nos incluyan en un grupo.
  • Si no autorizamos a nadie.

Si escogemos la tercera opción, cada vez que alguien nos añada a un grupo, recibiremos una invitación que podremos aceptar, declinar o ignorar y que, después de 72 horas, caducará.

Además, otra de las medidas que WhatsApp va a implementar para atajar el agujero de privacidad que suponen los grupos es que los otros miembros no podrán acceder a nuestro número de teléfono hasta que nosotros lo autoricemos, algo que hoy no ocurre y que constituye otra vulnerabilidad para nuestra privacidad.

Es positivo que WhatsApp esté dando estos pasos hacia una mayor protección de la privacidad de manear voluntaria. Sin embargo, cabe preguntarse si no deberían haber sido las autoridades las que deberían haber obligado a la popular app de mensajería a solucionar un problema que pone en peligro la privacidad de millones de ciudadanos.