Los drones, o vehículos aéreos no tripulados (VANT), como son definidos de manera formal, ya no están limitados a un uso militar. Sólo en España existen numerosas compañías, principalmente pequeñas y medianas empresas, que usan drones para prestar un amplio abanico de servicio tan diversos como la fotografía, cartografía, inspección de edificios o control de plagas agrícolas.

Los drones suponen un cambio radical en los usos y aplicaciones de la industria aeronáutica y su implantación ha sido tan rápida que, en un primer momento, los usuarios actuaron en un marco de vacío legal por la falta de una legislación específica aplicable al nuevo fenómeno.

En estos momentos ya existe en España una legislación, si bien provisional, que regula las actividades relacionadas con los vehículos aéreos no tripulados. La Ley 18/2014, de 15 de octubre que regula «exclusivamente la operación de aeronaves civiles pilotadas por control remoto de peso inferior a los 150 kg y aquellas de peso superior destinadas a la realización de actividades de lucha contra incendios».

Para los usuarios actuales o personas que estén considerando hacerse con un drone es muy importante consultar la Sección 6.ª dentro del documento titulada «Aeronaves civiles pilotadas por control remoto».

Los drones: una industria en ciernes

Uno de los grandes desafíos de las autoridades ante las nuevas tecnologías es crear una legislación que regule su funcionamiento pero que al mismo tiempo no frene su desarrollo y ofrezca un nivel de flexibilidad suficiente que permita el crecimiento de la industria. Esto está recogido en la redacción de la propia ley cuando destacan que «en Francia en dos años desde la regulación de la actividad cuentan con más de 600 empresas habilitadas para operar estas aeronaves».

Los usos comerciales de los drones no paran de crecer y, por ejemplo, ya tenemos grandes multinacionales como Amazon y Google que experimentan con la entrega de paquetes a domicilio usando pequeños aparatos voladores tripulados por control remoto.

Este tipo de aplicaciones han despertado muchas interrogantes sobre la viabilidad en términos de regulación del tráfico aéreo y seguridad. Sin embargo, la gran inversión que se está realizando hace pensar que sólo es cuestión de tiempo que acaben implantándose. Amazon Prime Air, la división de drones de Amazon, dispone de equipos de investigación en EEUU, Reino Unido e Israel exclusivamente dedicados al proyecto y ya está en contacto con las autoridades de navegación aérea norteamericanas para trabajar en un marco regulatorio.

La U.S. Federal Aviation Administration hasta ahora no permite este tipo de usos ya que exije que los pilotos deban siempre tener el dron a la vista mientras lo operan. Sin embargo, la industria está trabajando en mejorar la tecnología y crear sistemas que permitan el levantamiento de esta prohibición.

Los desafíos de los medios de transporte no tripulados no se acaba con los drones, existen prototipos ya muy avanzados de coches sin conductor que, en tests realizados recorriendo cientos de miles de kilómetros en carreteras convencionales, han arrojado índices de siniestrabilidad más bajos que los coches manejados por humanos.

Los drones y la protección de datos

Una de las grandes preocupaciones de la sociedad y las autoridades viene del uso de los drones para actividades de espionaje y vigilancia, por ejemplo por parte de periodistas o servicios de seguridad. El potencial riesgo para la privacidad es muy grande ya que su pequeño tamaño y maniobrabilidad permiten un fácil acceso a espacios privados.

Una de las soluciones planteadas es la implantación de un sistema de rastreo internacional que permita localizar e identificar cualquier aparato volador no tripulado permitiendo identificar a su vez a su propietario.

En EEUU ya se está trabajando en un sistema de este tipo. En concreto, la NASA (National Aeronautics and Space Administration) y la empresa privada Exelis están desarrollando conjuntamente un sistema de gestión del tráfico aéreo para drones que permitiría rastrear y controlar a los drones en vuelo. Algo que se espera permita cambiar la legislación y hacer de los drones una imagen cotidiana en nuestros cielos.

Enlaces relacionados: