Los servicios de comunicaciones por Internet como Skype (perteneciente a Microsoft) o WhatsApp (perteneciente a Facebook) actúan en muchas ocasiones como sustitutos de las llamadas tradicionales desde móvil o fijo. Sin embargo, hasta ahora, a las empresas de telecomunicaciones tradicionales se les ha impuesto una regulación de seguridad y confidencialidad mucho más estricta.

La razón para esta disparidad en la regulación es que en el momento de redactar la directiva europea vigente, las apps de mensajería no tenían la importancia que tienen hoy. Ahora se ha decidido actualizarla y la situación para WhatsApp, Skype, Telegram, Facebook Messenger, Viber, Google Hangouts y muchas otras está a punto de cambiar.

La nueva regulación en materia de comunicaciones electrónicas propuesta por la Comisión Europea la semana pasada introducirá a estas apps de mensajería y voz dentro del mismo grupo que las teleco y eso significa que tendrán que cumplir las mismas normas.

En la práctica este cambio supondrá que estas empresas digitales deberán aumentar la seguridad de sus servicios y aceptar unas reglas de confidencialidad que limitarán lo que pueden hacer con los datos que recaban al gestionar esas comunicaciones. Además se contempla que proporcionen acceso a números de emergencia.

El objetivo de la Comisión Europea es crear un marco de igualdad de condiciones para todos los actores del mercado de las telecomunicaciones sea cual sea la red o protocolo en el que se apoyen para prestar su servicio.

Otro aspecto destacable en la propuesta de la Comisión es que los datos de localización derivados de las comunicaciones tendrán que ser borrados o anonimizados si los usuarios no dan el consentimiento para su uso.

Según datos de la Comisión Europea, el 92% de los europeos han dicho que es importante para ellos que sus emails y mensajes por Internet se mantengan en la confidencialidad. La nueva normativa buscará atender esta preocupación.