El Tribunal Supremo de la lndia ha decretado que la privacidad es un derecho fundamental, en lo que se considera una decisión histórica para el país. Los jueces han decidido que la privacidad está a la misma altura que el derecho a la vida o la libertad.

La decisión llega en un momento en el que el gobierno del país asiático está introduciendo el mayor sistema de identificación biométrica del mundo, que será necesario para todos los ciudadanos que quieran pedir ayudas estatales, abrir cuentas bancarias o abrir negocios. El gobierno quiere que el registro de los datos biométricos de los más de 1300 millones de indios sea obligatorio, algo que ha provocado la preocupación de asociaciones de defensa de los derechos civiles.

El veredicto del Tribunal Supremo revoca dos decisiones judiciales previas que dictaminaban que la privacidad no es un derecho fundamental y supone un golpe para el gobierno que era partidario también de esta visión.

Aadhaar, el nuevo y polémico sistema de identificación biométrica lanzado en 2015, fue en principio voluntario, pero en dos años ha pasado a ser obligatorio. La principal preocupación de los grupos de defensa de los derechos viene de la gestión que un gobierno que no cree en el respeto de la privacidad puede hacer de un sistema de identificación tan vasto y centralizado.

Durante la vista previa a la decisión, los abogados del gobierno sostuvieron que los ciudadanos no tienen total derecho sobre su cuerpo y que por lo tanto se les podía obligar a proporcionar sus datos biométricos. La decisión judicial, sin embargo, deja reconoce el derecho de los ciudadanos a ser dueños de su cuerpo y mente.

El gobierno ha declarado que el sistema Aadhaar ha ayudado a combatir el fraude en la distribución de ayudas públicas, ha eliminado burocracia y destapado una gran red de corrupción basada en la suplantación de identidad. Además sostiene que la posesión de una tarjeta de identificación es una forma de reconocimiento de derechos en un país en el que los sectores más pobres de la población no tienen ningún medio de identificación o registro.

Datos de la ONU revelan que muchos nacimientos en la India no se registran.