Esta semana, el ICO (Information Commissioner’s Office) la máxima autoridad en protección de datos del Reino Unido ha decidido imponer la máxima multa a Facebook por la cesión de datos personales a la compañía Cambridge Analytica. Pero esta multa no hará temblar a nadie en las oficinas de la mayor red social del planeta, se trata de 500,000 libras esterlinas, menos de 600,000 euros. Una gota en el océano de la millonaria facturación anual de la compañía dirigida por Mark Zuckerberg. 

A pesar de que el Reglamento General de Protección de Datos ya es de plena aplicación y de que éste prevé multas que pueden llegar al 4% de la facturación, Facebook se ha salvado porque la multa se ha impuesto en base a la regulación previa al RGPD. 

La diferencia de cuantía de la multa es abismal, de 550,000 euros podría haber pasado a 1,383 millones de euros basándola en una facturación anual de más de 40,000 millones de dólares. 

El caso por el que se está condenando a Facebook supuso la cesión de datos personales de 87 millones de usuarios de la red social a una compañía, Cambridge Analytica, que los empleó para trazar perfiles electorales que luego vendían a partidos políticos de modo que éstos podían segmentar más eficazmente su propaganda.  

Las campañas afectadas por este caso incluyen la del referéndum del Brexit en Reino Unido y las presidenciales norteamericanas que supusieron el triunfo de Donald Trump. 

Según la investigación del ICO, la práctica de usar apps dentro de Facebook para recabar información personal para luego venderla a partidos políticas no se limita al caso Cambridge Analytica y ha sido usada por distintos “data brokers” y por diversos partidos políticos. 

La directora del ICO, Elizabeth Denham, ha advertido del riesgo de este tipo de publicidad electoral basada en perfiles sociales y pidió a los legisladores que elaboren un código de conducta que la regule. Según Denham, los ciudadanos deben saber en todo momento cómo han sido segmentados para recibir un mensaje publicitario cuando se han usado sus datos personales para tal fin. 

El ICO ha escrito una carta a los 11 principales partidos políticos del Reino Unido informándoles de que sus prácticas en materia de protección de datos serán revisadas.