Facebook podría estar usando datos biométricos de sus usuarios sin su consentimiento. Esta es la base de dos denuncias que la red social ha recibido en los últimos meses y que han derivado en un acuerdo extrajudicial en el que la compañía se ha ofrecido a pagar 650 millones de dólares a los usuarios afectados.

Las denuncias acusan a Facebook de usar herramientas de etiquetado de caras que emplean tecnología de reconocimiento facial. Los datos obtenidos por estas herramientas son almacenados en las bases de datos de Facebook y son usados para identificar a usuarios en sus distintos servicios (Facebook, Instagram). En las denuncias se recoge el hecho de que incluso se recogen datos de personas que no tienen ninguna cuenta en Facebook o Instagram pero que ven como sus datos biométricos son almacenados igualmente.

A pesar de la gravedad de estos hechos, lo cierto es que no constituyen un delito federal en Estados Unidos. Por lo tanto, la compañía solo ha tenido que hacer frente a denuncias en el estado de Illinois, en donde sí existe una ley que prohíbe esta práctica.

“Una vez que Facebook captura los datos biométricos protegidos de sus usuarios, los usa para mejorar sus habilidades de reconocimiento facial en todos sus productos, incluyendo la aplicación de Facebook, y comparte esta información entre varias entidades.”

El acuerdo extrajudicial con el que Facebook ha saldado el litigio supone que cada uno de los usuarios afectados recibirá alrededor de 300 dólares.

Facebook introdujo su herramienta de etiquetado de caras en 2010 y desde entonces ha provocado numerosas críticas.

Facebook ha negado que las alegaciones tengan ningún fundamento. La justificación para el acuerdo extrajudicial ha sido la voluntad de dejar atrás cuanto antes el asunto.

Los datos biométricos son considerados como datos especialmente protegidos bajo el Reglamento General de Protección de Datos, por lo que este tipo de actuaciones no estarían permitidas en Europa. Queda por saber si Facebook está llevando a cabo las mismas prácticas al otro lado del Atlántico.

El impacto de la multa en los resultados financieros de Facebook ha sido insignificante. La mayor red social del mundo presentó en su último informe un incremento del 25% en sus ingresos respecto al año anterior y un 7% en el beneficio neto.