Los ciberataques y las brechas de seguridad en las que derivan están trayendo de cabeza a muchos negocios en todo el mundo. Y la incidencia de este tipo de ataques se incrementa año tras año. El reto es enorme para las empresas y organizaciones que ven como los consumidores y las autoridades demandan cada vez un mayor nivel de seguridad y perdonan cada vez menos los descuidos.

La buena noticia para muchos negocios es que uno de los pasos más sencillos que pueden dar hacia una mayor seguridad es también uno de los más efectivos y, sobre todo, uno de los más baratos. Hablamos, como no, de la necesidad de mantener nuestros equipos y nuestro software actualizados.

Hace unas semanas, Alberto Hernández Moreno, director del Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe) daba un dato en una entrevista con la revista Retina que resulta de lo más revelador.

“El malware con mayor incidencia en España es Conficker, que se desarrolló en 2007 y a los seis meses se había solucionado.”

Sí, han leído bien. El malware que más estragos hace en nuestro país apareció hace más de una década y fue neutralizado en cuestión de meses ¿por qué sigue afectando a tantos sistemas entonces? Pues porque estos sistemas no han sido actualizados.

Tan pesado y aburrido como nos puede parecer esa alerta de Windows de que tenemos una actualización pendiente, o de la Apple Store, o de iOS, o del Flash Player o del Adobe Reader o de Java… Todas esas actualizaciones son críticas para mantener un buen nivel de seguridad en nuestros sistemas porque la mayor parte de estas actualizaciones están relacionadas con la seguridad. Además, casi siempre son gratuitas y están gestionadas por las propias empresas desarrolladoras. No tenemos excusa para no aplicarlas.

Tenemos que tener en cuenta también que esos parches son estudiados cuidadosamente por los cibercriminales para identificar agujeros de seguridad en las versiones anteriores. Por lo tanto, si no actualizamos estamos dejando un mapa detallado a los delincuentes para que entren en nuestros sistemas y nos desvalijen.

Mantener los sistemas de nuestro negocio u organización seguros es una tarea complicada y con múltiples frentes abiertos. Pero, recuerda, manteniendo nuestros sistemas actualizados estaremos dando un paso de gigante hacia un nivel de seguridad excelente.