EasyJet afronta una denuncia colectiva a la que se han unido ya 10 000 personas. Este pasado mayo, la aerolínea de bajo coste sufrió un ciber ataque en el que quedaron expuestos los datos personales de 9 millones de pasajeros.  La denuncia ha sido interpuesta ante la Information Commissioner Office (ICO), autoridad de protección de datos del Reino Unido.

Los datos comprometidos en la brecha de seguridad incluyen las tarjetas de crédito de 2 200 personas y los datos de viajes de varios millones (nombre, fechas de partida y retorno, direcciones de correo electrónico).

Una vez más es necesario recordar la importancia de las notificaciones de brechas de seguridad. Según diversas fuentes, EasyJet conocía el problema desde enero, pero no informó a los afectados hasta abril, después de las autoridades hubiesen iniciado su investigación. Ahora se enfrenta a una demanda colectiva en la que se le reclaman 18 mil millones de dólares en compensaciones.

“Estamos al tanto de la demanda colectiva interpuesta contra EasyJet en los tribunales y también de que otras firmas están publicitando sus servicios para hacer lo mismo”, ha declarado EasyJet en un comunicado. “Esto no es inusual y el hecho de que estas firmas (de abogados) se publiciten no significa que tengan un caso sólido.”

Este tipo de demandas colectivas, muy populares en Estados Unidos, se están convirtiendo en algo habitual en el Reino Unido desde la entrada en vigor del Reglamento General de Protección de Datos. Sin embargo, hasta el momento no han tenido demasiado éxito.

Este pasado abril, la cadena de supermercados Morrison vio como una denuncia colectiva de más de 9 000 afectados por una brecha de seguridad era desestimada por los tribunales.

EasyJet no es la única compañía aérea que se enfrenta a este tipo de denuncias colectivas. La compañía de bandera del Reino Unido, British Airways, recibió también una denuncia de este tipo por la brecha masiva de datos que sufrió en 2018 a causa también de un ciberataque.

La firma de abogados que representa a los afectados por EasyJet ha declarado que esta brecha de seguridad “es monumental y un fallo terrible de responsabilidad que ha tenido un impacto muy importante en sus clientes”.