Hace unos meses una fotografía del fundador de Mark Zuckerberg trabajando en su oficina de Facebook se hizo viral por un pequeñísimo detalle. El magnate de las redes sociales había colocado un trozo de cinta sobre la cámara de su ordenador portátil y también sobre el agujero del micrófono.

¿Qué significan estos pequeños trozos de cinta?

Significan que Mark Zuckerberg cree que es posible que alguien de manera remota active esa cámara y ese micrófono para espiarle usando su propio ordenador.  Y para prevenirlo, estos pequeños trozos de cinta bloquean la imagen y el audio para los posibles hackers.

Enseguida surgieron voces a favor y en contra de esta práctica. Algunos decían que era un paranoico y que es prácticamente imposible que alguien tome el control de tu cámara. Otros, que es muy prudente porque es perfectamente posible que esto ocurra.

¿Quién tiene razón?

Desde entonces, varias personalidades que se suponen muy bien informadas sobre asuntos de seguridad como el director del FBI James Comey han confesado que también tapan la cámara de su portátil y su razonamiento no puede ser más sencillo: \»he puesto un trozo de cinta sobre mi webcam porque vi que alguien más inteligente que yo lo hacía\», en clara referencia a Zuckerberg.

Aunque pueda parecer que la tecnología necesaria para tomar el control de una webcam de manera remota es muy avanzada, en realidad no es así. La puerta de entrada para los hackers puede ser algo tan inofensivo como un email con archivo adjunto que, si lo abrimos, instale un software de administración remota del sistema. Puede pasar y de hecho, pasa.

Los hackers no hacen distinciones a la hora de seleccionar sus víctimas. Suelen realizar envíos masivos de emails con phishing y si cazan a alguien, no van a dejar pasar la oportunidad de sacar algo, aunque no seamos ricos y famosos.

Así que, si quieres estar absolutamente seguro de que nadie va a verte o escucharte usando la cámara y micrófono de tu portátil, haz lo mismo que el fundador de Facebook y cúbrelos con un trozo de cinta, una pegatina o cualquiera otra pieza oscura que pueda se pueda poner y sacar con facilidad cuando realmente quieras usar estos dispositivos.

También se importante que tomes otras precauciones a la hora de usar tu portátil:

  • Ciérralo cuando no lo estés usando.
  • Mantén tu softaware y sistema operativo siempre actualizado. Presta especial atención al navegador y sus extensiones y plug-ins.
  • Activa un cortafuego en tu conexión a Internet.
  • Escanea tu ordenador para encontrar posibles virus con frecuencia.
  • Nunca abras emails que consideres sospechosos y sobre todo, no des nunca tus datos por Internet salvo que tengas la absoluta seguridad sobre la autenticidad del destinatario.
  • No hagas clic en enlaces enviados por email.

Si vamos más allá de los ordenadores portátiles, el problema es que cada vez más estamos rodeados de dispositivos conectados que cuentas con cámaras y micrófonos. Desde nuestros smartphones que nos acompañan allá donde vamos hasta el Internet de las cosas, la seguridad y la privacidad está siempre abriendo nuevos frentes de batalla.