Los smartphones se han convertido en menos de una década de existencia en un elemento imprescindible en nuestras vidas. Cada día los usamos para llevar a cabo un número cada vez mayor de comunicaciones y transacciones por distintas vías (voz, chat, video) y nos permiten estar permanentemente conectados con el mundo.

Esto supone una gran ventaja pero, como suele ocurrir, un gran avance también plantea sus riesgos. Toda esta conectividad y versatilidad nos lleva a acumular una ingente cantidad de datos personales en nuestros aparatos que, en caso de pérdida o robo, nos puede meter en más de un lío.

En este artículo recogemos una serie de consejos que nos ayudarán a mantener nuestros smartphone más seguro, en este caso nos concentramos en el sistema operativo Android y en el próximo artículo nos dedicaremos a iOS de Apple.

1. Activa el sistema de seguridad de Android

Android tiene su propio sistema de seguridad y la función más importante y efectiva que ofrece es el bloqueo de pantalla. Es fundamental que cuando activemos el teléfono tengamos que introducir una clave personal para poder desbloquearlo, puede ser un patrón de bloqueo, un PIN e incluso una fotografía de nuestra cara (reconocimiento biométrico). Android ofrece las tres opciones y deberíamos usar una. Otra opción que debemos activar es el bloqueo automático cuando el teléfono esté inactivo, de este modo evitaremos que, si nos olvidamos de bloquearlo, se quede abierto y a disposición de cualquiera.

Otra opción que nos ofrece el sistema de seguridad de Android es la encriptación de todos nuestros datos, no viene activada por defecto pero no nos planteará ninguna molestia como usuarios y añade una capa más de seguridad extra.

2. Activa tracking y borrado remoto

Dentro de las apps de tu Android, hay una instalada por defecto por Google llamada Ajustes de Google. En ella puedes activar el borrado remoto de datos en caso de pérdida o robo y también el rastreo de tu terminal usando GPS. Estos servicios los puedes manejar desde tu cuenta Google, es decir, que puedes acceder desde otro dispositivo. En el siguiente enlace Google explica cómo proceder al rastreo y borrado remoto de nuestro terminal.

3. Protege tus apps más sensibles

A veces no es suficiente con el bloqueo de pantalla y hay apps para las que queremos una capa extra de seguridad, pueden ser apps de banca, de comercio electrónico o apps que simplemente no queremos que nadie vea. El sistema de seguridad nativo de Android no ofrece esta opción pero afortunadamente existe una aplicación en la Play Store llamada Cerradura (AppLock) que ya lleva más de 100 millones de instlaciones y que nos permite hacer precisamente eso. Este es el enlace para su instalación

Un aviso importante respecto a las apps: no todas son de fiar, debemos tener cuidado e instalar aquellas que nos inspiren confianza y que tengan unos permisos razonables. Por ejemplo una app de alarmas que nos pida permiso para leer nuestros SMS nos debe hacer sospechar.

4. Cuidado con las conexiones públicas

Evita usar redes WIFI públicas cuando consultes información sensible con tu móvil, por ejemplo consultar datos bancarios. Las conexiones WIFI públicas permiten la interceptación de comunicaciones de manera muy sencilla para hackers. Así que si tienes algo que hacer, mejor hazlo usando una red que te inspire confianza como la de tu domicilio, trabajo o red de datos móvil.

5. Usa un antivirus móvil

Desgraciadamente los virus y malware ya no son algo exclusivo de Windows y los PC. El gran crecimiento de las plataformas móviles ha llevado a los ciber criminales a diseñar nuevas amenazas específicamente dirigidas a estos dispositivos y la instalación de un antivirus es cada vez más aconsejable. En Android tenemos distintas opciones como Avast o Kaspersky